Life, Time & photos.

Hoy se abrió una nueva cantera de recursos online y de nuevo está La Marca involucrada: 10 millones de fotos del archivo de Life están en un servicio Google. Creo que el anzuelo más efectivo ha sido la oferta de “las más importantes del siglo XX“. Reclamo irresistible para algunos, que picamos y hallamos portadas como esta:

un pickup hecho papamóvil, una carretera polvosa que el Papa Wojtyla no olvidaba aún años después y la esquina de la vieja Casa Presidencial.

3 imágenes hiladas: un pickup hecho papamóvil, una carretera polvosa que el Papa Wojtyla no olvidaba aún años después y la esquina de la vieja Casa Presidencial.

Sin duda el Cardenal arzobispo de Cracovia es uno de los nombres más importantes y trascendentes del siglo. Sólo dándole peso a argumentos más terrenales, y con personalidades como Einstein en mente, se contiene a veces el impulso de ponerlo como cabeza de lista. Y bueno, si la “popularidad” mediática fuera un criterio válido para jerarquizar, el abogado de la causa tiene -desde esta de la izquierda- 18 portadas con la foto del Papa polaco en este semanario de referencia, nada sospechoso de clericalismo.

Las revistas Time, insignia del mayor conglomerado mundial de medios Time Warner, y Life, ahora reciclada como suplemento semanal de los mayores periódicos de EE.UU., potenciaron el desarrollo del fotoperiodismo durante los mil novecientos, mayoritariamente a ruedas de la tragedia y el dolor.

Por eso ojeamos unos cuantos nombres propios, aportantes -en su mayoría- de la millonaria base de datos de Life en Google: Robert Capa, autor de un magistral fotodocumental en Omaha Beach durante el Día D, y de otra foto de la Guerra civil española que lo puso en la historia, pese a las dudas y controversias sobre su autenticidad.

Henri Cartier-Bresson (francés) para muchos la mitad del parteaguas de camino al fotoperiodismo moderno. El otro 50% lo atribuyen a Erich Salomon (alemán) que mostró ángulos más cercanos y ordinarios de personajes famosos abriendo la puerta de la candid photography.

En los 60 hallamos a Larry Burrows (británico) en un mausoleo online para fotoperiodistas de guerra que no sobevivieron a la península indochina. Salomon en el 44 por ser judío, y Burrows en los 70 por arriesgarse al límite, le contaron al mundo, hasta su muerte en el encuadre, historias que no podía haber sabido de otra manera. Igual hizo décadas después en otros soportes Miguel Gil Moreno. Pero sobre el fotoperiodismo y el periodismo de guerra hay tanto que aprender, decir y revivir… Lo ponemos a la fila de los ovillos por desenredar.

Si intentáramos traer los muchos personajes, lugares y momentos del siglo pasado no acabamos ni en unos cuántos meses, y no dudo que todos la encontraríamos incompleta. Siempre faltaría alguna historia que nos es cercana por particulares, extrañas o hasta inexpicables razones. Para que luego haya tantos colegas que dicen encarnar “la objetividad periodística”. Honestidad, rigor, autenticidad, respeto y veracidad sí ¿objetividad? ese es ya el primer engaño. En fin, dénse una vuelta por el álbum

No se puede dejar el hilo suelto de la costumbre de tantos de tomar fotos casi a ráfagas y al borde de que se encasquille el disparador semiautomático, por decir lo menos. Y creo que cada vez los entiendo más: quieren congelar el tiempo -a propósito de Einstein– y guardarlo para volver a él cuando se dé la oportunidad. Metiendo en ellas las luces, los negativos, calor y frío, sonidos, olores y sabores con los que las vivimos, como el viento que levantó polvo y me tuvo un rato restregándome el ojo derecho un día de marzo del 83 en una esquina del centro de Tegucigalpa, y que casi había que volver a estregar al ver hoy la portada de Time con el mismo olor a tajaditas de plátano y ensalada de repollo, y banderas de papel forrando saludos en las aceras.

A lo mejor va a resultar que el tiempo y la vida se mudan a las fotos, o que a veces esos cuadros, que ya ni son de papel, nos los devuelven

:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::

e-bra jena: Una ateniense de Georgia.

Publicado por: Francisco Molina M. 21nov08.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s