Autocrítica = progreso

Una dosis sana de autocrítica es un catalizador y, si me apuran un poco, un requisito para el progreso de las personas y las instituciones. Es además una reafirmación de la libertad genuina, la responsable.

Progreso y libertad son dos valores que cierta parte de las izquierdas se adjudican como valores absolutos y utilizan como estandarte y arma arrojadiza contra fundamentalismos tan ilegítimos y dañinos como el que ellos mismos asumen bajo los mantras del progresismo.

A veces las cosas llegan a ridículos que parecen salidos de un guión de los Simpson, como la polémica por la placa de la Madre Maravillas de Jesús en el Congreso de los Diputados de España. Por eso, es  tan resaltable que desde un periódico aquejado de cierta progresitis adolescente que lo retiene a centímetros de graduarse de medio grande, grande, llegue un artículo como el que glosan con su acostumbrada calidad Paco Sánchez y Aitor Gamendia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s